Los estilos de bonsái

En este artículo te vamos a presentar los principales estilos de bonsái. Estos sistemas de clasificación no son más que extrapolaciones y abstracciones del aspecto que muestran los árboles en la naturaleza.

Los estilos de bonsai

Los bonsáis se pueden clasificar por la forma del tronco, por la textura del tronco, por el número de troncos, por su forma o silueta y por la forma de sus raíces.

Curso completo de diseño de bonsái

 

Los diferentes estilos de bonsái por la forma del tronco

Chokkan (Erecto o vertical formal)Los estilos de bonsái: chokkan o estilo vertical formal

Son aquellos árboles en los cuales el tronco es totalmente recto, sin curvas, con conicidad, es decir, más gruesos en la base que en el ápice. Las ramas están dispuestas en grupos de tres (rama lateral, trasera y lateral hacia el lado contrario de nuevo) a lo largo de todo el tronco, de manera que conforme una silueta triangular.

El estilo erecto formal en bonsái intenta representar a los árboles que crecen en terrenos llanos, con suficiente separación entre los árboles como para que las ramas crezcan por todos los lados del tronco, y el árbol crezca recto y sin curvas. Es un estilo que suele aplicarse en coníferas.

Una de las variantes del estilo chokkan es el llamado estilo escoba o hokidachi. Aquí el tronco es también recto y sin curvas, más grueso en la base que en el ápice, pero se diferencia del anterior en que todas las ramas nacen de un mismo punto, situado generalmente a la altura de tres veces el grosor del tronco. Es un estilo muy usado en zelkovas y olmos.

Moyogui (Erecto o vertical informal)Los estilos de bonsái: moyogui o estilo vertical informal

Los bonsáis educados en el estilo vertical informal crecen con curvas a derecha e izquierda y hacia delante y detrás. Si trazasemos una línea vertical desde el ápice hasta el suelo, ésta debe pasar por la base del tronco. Las ramas siguen también un patrón en triada, situándose preferentemente en el exterior de las curvas del tronco. Es una de las formas más utilizadas en bonsái, y se aplica tanto a coníferas como a árboles de hoja caduca.

Es un estilo en el que hay infinitas posibilidades en la línea del tronco, pero eso si, debemos evitar las zonas demasiado monótonas o repetitivas . Es la forma más usual en la que los árboles crecen en la naturaleza.

Shakan (Inclinado)Los estilos de bonsái: shakkan o estilo inclinado

En el estilo Shakan, el tronco nace inclinado desde el suelo. El tronco puede o no tener curvas. La característica principal que nos hace encuadrar un árbol dentro de este estilo es que si trazamos una línea vertical desde el ápice hasta la base, esta línea no caerá en la base del tronco, sino fuera de él.

Es uno de los estilos en los que la posición de las ramas tiene más importancia, puesto que su ángulo de inclinación depende que el árbol nos dé o no sensación de equilibrio.

Los bonsáis en estilo inclinado intentan representar a aquellos árboles que crecen en la ladera de una colina, y por el peso del follaje o las nieves se inclinan hacia un lado.

Llamaremos sho-shakkan a aquellos árboles con poca inclinación; chu-shakkan a aquellos entre 25º y 45º de inclinación y dai-shakkan a aquellos que son casi horizontales sin llegar a ser una semicascada.

Fukinagashi (Barrido o azotado por el viento)Los estilos de bonsái: fukinagashi o estilo azotado por el viento

Son aquellos árboles que, siendo inclinados, se diferencian de los Shakkan porque solo poseen ramas en el lado hacia el que el tronco se inclina. Intentan representar a un árbol expuesto a la fuerza lateral constante del viento, con lo que se ha obligado a las ramas a crecer en una determinada dirección. En las zonas costeras se pueden encontrar cientos de árboles creciendo en esa forma peculiar.

En el estilo azotado por el viento es también muy importante el ángulo de inclinación de las ramas con respecto al tronco, así como la posición de plantado en la maceta, puesto que al no tener ramas en uno de los lados del tronco, tiende a producir sensación de inestabilidad, por lo que se plantarán al lado contrario de la inclinación del tronco.

Kengai (Cascada)Los estilos de bonsái: kengai o estilo cascada

Los bonsáis en estilo cascada representan a los árboles que crecen entre las rocas de una montaña escarpada y que por la acción de su propio peso, caen más o menos en vertical. Es un estilo un tanto peculiar en bonsái, puesto que requiere un tipo de maceta más profunda de lo habitual, para conseguir un cierto equilibrio visual. El tronco puede o no tener curvas, pero las ramas deben estar entrenadas en capas para que pueda entrar la luz.

Llamaremos Kengai a aquellos árboles en los que el ápice caiga por debajo del borde de la maceta;  Gaito-Kengai son aquellos bonsáis en los que una parte del árbol se dirige hacia arriba, y una rama es la que forma la cascada. En el caso de que más de una rama caiga en cascado, los llamaremos Ito-Kengai.

Han-Kengai (Semicascada)

El bonsái Han-Kengai o con estilo semicascada representa a los árboles que crecen en laderas muy inclinadas junto a los acantilados o a la orilla de algún río con mucha pendiente, en condiciones ambientales muy extremas y agresivas.

El tronco se dirige un poco hacia arriba, pero desvía su crecimiento de forma lateral. Se diferencia del estilo cascada (kengai) porque la parte final del tronco no alcanza la parte inferior de la maceta.

Bankan (Tronco curvado y pelado)Los estilos de bonsái: bankan o estilo tronco pelado y curvo

Los árboles de estilo bankan resaltan por su apariencia de vejez. Las curvas del tronco y las zonas de madera muerta les dan un aspecto trágico y a la vez majestuoso. Intentan representar a aquellos árboles creciendo en zonas altas, expuestos a la acción de la nieve, los rayos, las tormentas, etc.

Es un estilo muy apreciado y valorado por la dificultad técnica que conlleva el mantener el árbol vivo con tan sólo una parte de su tronco vivo. Muchos de los “bonsáis naturales” que podemos encontrar en las montañas se adaptan a este estilo, siendo moldeados por la propia naturaleza. La mayoría de los bonsáis en este estilo son enebros o juníperos y, en menos cantidad, pinos.

Bujin-gi (Estilo Literati)Los estilos de bonsái: bungin o estilo literati

Es un estilo muy difícil de definir puesto que procede de la aplicación al bonsái de la técnica pictórica de las pinturas Nanga del sur de China. Los árboles entrenados en estilo bunjin siguen el principio de expresar la máxima naturalidad con el mínimo de elementos posibles. El tronco suele ser delgado y largo, con curvas, y las ramas se sitúan tan solo en el último tercio superior del árbol. Los árboles en la naturaleza que caerían dentro de este estilo se encontrarían entre desfiladeros, esforzándose por buscar la luz.

¿Por qué una clasificación de los estilos de bonsái?

Ninguno de los estilos que hemos visto es antinatural, ni se ha desarrollado por capricho, pero también es cierto, que ningún bonsái se adaptará de forma exacta a ninguno de ellos. Entre otras cosas, porque si lo hiciera parecería demasiado artificial, y en el arte del bonsái algo que cuenta mucho es la naturalidad.

Cuando sepamos qué forma ideal podemos alcanzar, será el momento de comenzar con el proceso de modelado, poda y alambrado, para adaptar nuestro árbol a esa forma ideal. Realmente, una frase muy usada en Japón es «primero conoce las reglas, para después modificarlas», y con las clasificaciones de bonsái ocurre lo mismo; primero conoce los estilos, para después adaptarlos a tu propia manera de entender el aspecto natural.

Algo a tener en cuenta, es lo que entiende cada aficionado al bonsái por «aspecto natural». Encontraremos aficionados que les gustan y motivan más las formas suaves que crecen en zonas llanas o colinas suaves, siendo sus estilos preferidos aquellos que se adapten a la forma que los árboles tienen de crecer en aquella zona, muy raramente utilizará árboles en cascada o enraizados sobre roca, mientras que para otros será muy extraño un árbol perfectamente recto y con ramas repartidas uniformemente alrededor del tronco. Preferirá los árboles en cascada o aquellos con tronco retorcido y rugoso, incluso con trozos de leña seca.

Como hemos comentado antes, existen otras formas de clasificar los árboles además de por la forma de su tronco, se pueden clasificar por sus raíces como pasa en el estilo neagari o raíces expuesas, en el estilo kadabuki o balsa y en el estilo Seki-joju o agarrado a roca, por sus ramas como el estilo llorón, por el número de troncos como pasa con el sookan o doble tronco y en el estilo kabudachi o multiple tronco,  por el número de árboles como en el estilo Yose-ue o bosque, por el medio en el que están plantados como el estilo ishisuki o plantado en roca.

En próximos artículos trataremos todos estos estilos menos habituales pero tan bellos como los más clásicos. Te invito a que comentes cuales son tus estilos favoritos, puedes utilizar los comentarios que hay más abajo o nuestras redes sociales.

Cómo sembrar semillas de pino negro japonés (pino thunbergii)

Ya estamos en febrero y el invierno sigue haciendo de las suyas, sin embargo los días van siendo más largos con más horas de luz. Todo esto hace que nuestros árboles se empiecen a activar y despunten sus brotes primaverales.

Semillas de Pinus thunbergii (Pino negro japonés)

También es un buen momento para sembrar esas semillas que compramos o recolectamos en nuestros paseos a finales de otoño. En este artículo vamos a hablar sobre cómo sembrar semillas de pino, en este caso de Pinus thunbergii o Pino negro japonés.

Cuando es el mejor momento para sembrar semillas de pino

Todos los años desde hace más de 10, siembro semillas de pino, he sembrado de casi todas las especies que crecen de forma natural en la Península Ibérica y algunas de origen japonés, pero últimamente me estoy centrando en Pinus sylvestris y Pinus thubergii, ya que en mi opinión, son las especies de pino que mejor se adaptan a bonsái y mejor funcionan con mis condiciones de cultivo.

Para saber cuando es el mejor momento para sembrar semillas de pino os deberéis fijar en cuando brotan vuestros árboles, normalmente los primeros serán caducos o frutales, mientras que las coníferas o quercus serán más tardíos. Pues ese período, que transcurre entre que  brotan las especies más tempraneras hasta que brotan las más tardías, lo podemos considerar el momento ideal para sembrar vuestras semillas.

En mi caso, el momento que siembro mis semillas de pino es durante la primera quincena del mes de febrero, momento en el que los olmos chinos empiezan a brotar y los arces a hinchar yemas.

Cómo plantar semillas de pino negro japonés

Las semillas de Pinus thunbergii son muy fáciles de germinar y no requieren unos trabajos ni unas condiciones especiales, lo primero que tienes que tener en cuenta es que durante el invierno la mayoría de las semillas pasan por un estado de latencia, en el cual se encuentran «dormidas» esperando que las condiciones sean favorables para germinar.

Para conseguir ese estado y que sigan siendo viables lo ideal es dejar las semillas en una temperatura baja y constante, para ello un buen lugar es el cajón de la verdura de la nevera, simplemente metidas en una bolsa con cierre zip.

En el congelador, en la que la temperatura media es entre -16º y -24º, no es aconsejable, ya que las posibilidades de germinación se reducen, también hay aficionados, que viven en zonas frías, y que dejan las semillas enterradas en el exterior, pero de esta forma no mantienen una temperatura constante.

Semillas de Pinus thubergii en remojo

Lo ideal es que pasen entre 2 y 3 meses a temperatura fría, por eso un buen momento para adquirir las semillas es noviembre, de esta forma estarán listas para el siguiente paso.

Ya ha llegado el momento

A partir de la primera quincena de febrero empieza el momento de sacar las semillas del frigorífico y prepararlas para su siembra.

El primer paso es ponerlas en agua durante 24/48 horas para hidratarlas y eliminar las defensas naturales que tienen las semillas para mantener su viabilidad en la naturaleza durante más tiempo.

Las que se hunden son viables y están listas para sembrarlas en el semillero,  las que flotan tienen pocas o ninguna posibilidad de germinar.

Aprovecharemos las que se encuentran en el fondo del recipiente, y las pondremos en el semillero. La mezcla con la que mejor resultado he conseguido ha sido akadama 100% de grano fino, la que se vende para tamaño shohin, no deben estar muy hundidas ni demasiado superficiales, 1.5 veces el tamaño de la semilla.

El semillero debe estar siempre ligeramente húmedo pero no empapado, como precaución es conveniente aplicar algún fungicida de forma mensual para evitar la pudrición del cuello del tallo, enfermedad producida por hongos del tipp Pythium o Fusarium, para ello se puede aplicar fungicidas con principio activo Pimpollos de Pinus thunbergiifosetil-al o propamocarb.

También es importante poner el semillero a pleno sol para que la temperatura del sustrato aumente y active las semillas.

Dependiendo de las condiciones ambientales, a partir de la tercera semana empezarán a aparecer unos pequeños abultamientos en la superficie del sustrato preludio de las incipientes plántulas que en uno o dos días empezarán a aparecer.

Poco a poco las semillas irán creciendo, alargando su tallo hasta que se liberen del caperuzo que cubre los cotiledones, concretamente seis falsas agujas finas que nutrirán a la planta mientras que sigue desarrollando su pequeño sistema de raíces.

Qué hacer con las semillas de pino cuando ya han germinado

Ya hemos germinado nuestras semillas, y con los cotiledones a pleno funcionamiento, los pimpollos empezarán a desarrollar sus hojas verdaderas, se acerca el momento de realizar la operación más arriesgada, pero al mismo tiempo imprescindible para tener al final un buen bonsái de pino negro japonés.

Esta técnica es muy utilizada en los viveros japoneses que se dedican a la producción de pinos thunbergii, y consiste en sacar las plántulas del semillero y eliminar totalmente el tallo con un cutter o una cuchilla de afeitar esterilizada y muy afilada. El tallo debe ser cortado 1 ó 1.5 cm por debajo del nivel de las agujas.

Una vez cortados los tallos dejaremos los pinitos en un balde con agua y algún producto con propiedadesCorte de raíces de pino negro japonés enraizantes durante aproximadamente una hora, una vez pasado este tiempo volveremos a colocar las plantas en el semillero en el mismo sustrato, embadurnando el tallo con hormonas enraizantes. A continuación las plantaremos dejando de 3 a 5 mm de tallo al aire, así evitaremos que las agujas se pudran por la humedad del sustrato.

Al quedar los arbolitos desprovistos de raíces conviene protegerlos del sol y del viento en algún tipo de invernadero que evite la deshidratación hasta que echen raíces.

Si los pequeños pinos siguen creciendo es buena señal, y los que sobrevivan un par de meses después del «esquejado» se van sacando poco a poco del invernadero para que se vayan aclimatando, al principio a la sombra y después poco a poco al sol, eso sí, solo el de mañana, hay que tener en cuenta que ya estaremos en verano.

Cuidados posteriores para los pequeños pinitos thunbergii

A partir de finales de septiembre, los que sigan vivos y hayan pasado el calor veraniego, habrán superado el método del «esquejado». En este momento ya se pueden poner a pleno sol y aplicarles su primera dosis de abono orgánico, acompañado de fosfito potásico aplicado de forma foliar cada 15 días. En invierno, aunque sean pimpollos muy tiernos, solo es necesario protegerlos si existen riesgo de heladas.

Los pinos se hacen mayores, cumplen un año

Cuando llegue la primavera siguiente se sacan del semillero, y se plantan en macetas individuales, ahora es buen momento para recortar raíces y colocarlas de forma radial, esta es la mejor manera para en el futuro tener un buen nebari.

Una buena mezcla de sustrato puede ser Akadamakiryuzuna a partes iguales de grano de 2 a 4mm, (puedes consultar las características de los mejores sustratos de bonsai) aunque se podría usar grano más grueso para que las raíces crecieran más, en estos momentos el principal objetivo es desarrollar un buen pan de raíces. A partir de este momento se cuida y trabaja como cualquier plantón de Pinus thubergii.

Hasta aquí la manera con la que he obtenido mejores resultados al sembrar las semillas de pino negro japonés durante de 10 años , pero seguro que no es la única. Si te apetece deja tus comentarios más abajo y nos puedes contar cómo lo haces tú o si lo prefieres puedes utilizar nuestras redes sociales.