Los mejores abonos orgánicos japoneses en 2021

Cultivar correctamente un bonsai supone proporcionar al árbol todos sus requisitos de luz, temperatura, agua…  y cómo no, de abono. Es una parte importante y por eso hemos realizado este artículo para explicarte cuáles son los mejores abonos orgánicos japoneses para tu bonsái.

Los diferentes tipos de abonos existentes hoy en día se podrían dividir en orgánicos e inorgánicos y en líquidos y sólidos. Tradicionalmente el bonsái japonés se ha limitado al uso de abonos orgánicos sólidos de liberación lenta, esto quiere decir que desde que el abono empieza a suministrar nutrientes al bonsái hasta que los agota pasa un tiempo relativamente largo proporcionándolos en pequeñas cantidades.

Los fertilizantes proporcionan los minerales y vitaminas necesarios para que junto con los azúcares producidos durante la fotosíntesis la planta pueda realizar todas sus funciones metabólicas correctamente. Todos los abonos se componen de los tres elementos más importantes necesarios para el crecimiento de las plantas, siendo estos nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Esto es lo que se conoce como NPK de un abono, y cada uno de estos minerales tiene un función concreta en las plantas.

Sin entrar en grandes explicaciones que publicaremos extensamente en otro artículo, el nitrógeno lo utilizará el bonsái para seguir creciendo de manera constante en sus tallos y producir más hojas, el fósforo nutre las raíces para fortalecer la planta y hacerla resistente ante posibles plagas, mientras que el potasio ayudará a la planta en la producción de flores y frutos. 

Ahora vamos a ver cuáles son los mejores abonos orgánicos japoneses que los profesionales y aficionados de todo el mundo utilizan con muy buenos resultados en sus árboles.

Biogold original

El abono Biogold Original es uno de los abonos para bonsái más reconocidos y uno de los más usados, su forma es muy característica, siendo esta en pellets triangulares que sirve para colocarlos encima de la tierra de los bonsáis sin que resbalen. Este abono está fabricado con estiércol fermentado y esterilizado, al que se añaden cultivos especiales de bacterias para favorecer su fermentación encima de la tierra.

Pellet de biogold original

  • Dosificación. La cantidad recomendada por el fabricante es de una pastilla de biogold por cada centímetro de la longitud mayor de la maceta, pero cómo sabréis no es lo mismo abonar un árbol «terminado» que otro en formación, por eso cuanto más formado esté el árbol iremos reduciendo esta cantidad hasta llegar a un 75% de la cantidad recomendada.
  • Periodicidad. El fabricante aconseja dejar puesto en la superficie el abono durante dos meses, pero tenemos que pensar que esa recomendación está hecha para el clima japonés, relativamente húmedo y lluvioso. Con nuestra cadencia de riegos lo ideal será reemplazarlo cada mes, y ponerlo en otro lado de la maceta, dejando otro mes más el abono viejo, para que termine de aportar todo los minerales que contiene.
  • NPK. Su composición es de 5,5% Nitrógeno, 6,5% Fósforo y 3,5% Potasio, también contiene Ca y Mg, así como microelementos de origen natural. Relación Carbono Nitrógeno 3,0 y 11,8% de agua.

Abono altamente recomendable para ser utilizado durante todo el año, como punto fuerte podríamos destacar que es un abono ya fermentado, por lo que empieza a aportar nutrientes al árbol a los pocos riegos de ponerlo en la maceta, y no desprende ningún olor. Además es un fertilizante que no quema las raíces, y es bien absorbido por ellas, incluso si lo aplicamos después de un trasplante.

Green King

El abono Green King es un fertilizante orgánico japonés de liberación lenta en forma de pellets de aproximadamente unos 4 mm fabricado con materiales orgánicos de origen animal en un 90% con micronutrientes. Después de 4 a 10 días, cuando la temperatura supera los 15ºC, es normal que salga un algodón blanco, ocasionado por la actividad de levaduras y bacterias que lo fermentan.

Pellet de green king

  • Dosificación. El fabricante aconseja de 10 a 15 gramos de producto para una maceta de 30 cm, dependerá del estado de desarrollo del árbol, distribuyendo el abono por toda la superficie del sustrato.
  • Periodicidad. Es un abono que se emplea tres veces al año. Después de la brotación, de mediados de mayo a primeros de junio y de mediados de agosto a principios de septiembre.
  • NPK. La formulación es 6% Nitrógeno, 5% Fósforo y 2% Potasio más microelementos. y proteínas facilmente absorbibles.

Este abono es mucho más potente que los tradicionales Tamahi (abono en forma de bolas) que suelen estar hechas con pasta de soja que queda después de extraer el aceite. Por esto, las dosis que se nos indica son más bajas. Hay que tener en cuenta que los pellets están comprimidos y que al hidratarse con el riego, se hinchan. Aunque al principio pueda parecer que hemos puesto poco abono, al hincharse los pellets parecerá que hemos puesto mucho más. Cuidado con pasarse con lo dosis, ya que es un abono potente.

Hanagokoro

Es un abono de pasta de soja a partir de residuos sólidos de aceite, con elementos añadidos para equilibrar los componentes como proteínas de origen animal. Hanagokoro está fabricado y amasado de modo natural, con paciencia, sin usar cultivos de bacterias y dejando secar con tiempo.

Tamahi de hanagokoro

  • Dosificación. Para macetas de 15 cm se recomienda de 7 a 1o bolas medianas ó 3 a 4 sin son bolas grandes.
  • Periodicidad. Colocaremos la cantidad de bolas adecuadas, separándolas 2 ó 3 cm de la base del árbol. Al cabo de un mes, debemos cambiar las bolas por otras nuevas. El fabricante aconseja que se utilice incluso en invierno
  • NPK. La composición es de 4% Nitrógeno, 5% Fósforo y 1% Potasio, es un abono suave, con algas marinas que hace que las raíces crezcan con fuerza.

Este abono forma parte de los abonos no fermentados que necesitan una alta humedad constante para fermentar correctamente, y de este modo aportar a la planta todos los elementos nutritivos que contiene. En zonas de clima seco, se recomienda cubrir las bolas con musgo sphagnum para que mantenga la humedad y pueda fermentar correctamente. 

Qué abono japonés comprar

Puede haber diversos factores a la hora de decidir que abono usar, como son composición, NPK, si son fermentados o no, etc, pero los tres abonos que hemos explicado en este artículo son de los mejores abonos orgánicos japoneses para bonsái, aunque no los únicos, en el mercado puedes encontrar otros abonos japoneses como Joy Tamahi, Kioryoku, Aburakasu…

Cómo hemos comentado anteriormente el abonado es una parte importante del cultivo del bonsái, pero no la única, otra imprescindible para un cultivar bien es la elección de una mezcla en el sustrato correcta y que se adapte a tus posibilidades de riego, situación, climatología… Aquí puedes leer todo lo necesario sobre cuál son los mejores sustratos de bonsái

Si tu eres de los que usas abono japonés para nutrir a tus árboles déjanos un comentario más abajo, o si prefieres lo puedes hacer en nuestras redes sociales, Facebook, Twitter.